Importancia del Descanso Laboral.

La Organización Mundial de la Salud define la salud ocupacional como una actividad multidisciplinaria que promueve y protege la salud de los trabajadores. Esta disciplina busca controlar los accidentes y las enfermedades producidas por el trabajo mediante la reducción de las condiciones de riesgo.

Las organizaciones deben fomentar dinámicas que cuiden la salud física y emocional de sus empleados. Una de ellas es el descanso en la jornada laboral, que está regulado por el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores.

Para reducir estos riesgos se recomienda realizar pausas activas a las menos dos veces durante la jornada de trabajo, además de pausas de 5 minutos cada una hora de trabajo.

Las pausas activas son tiempos breves de descanso dentro de la jornada laboral que sirven para recuperar energía, mejorar el desempeño y reducir la fatiga muscular a través de diferentes técnicas y ejercicios.

Dentro de los beneficios de las pausas activas se encuentra que:

  • Disminuye el estrés

  • Favorece el cambio de posturas y rutina de trabajo

  • Libera estrés articular y muscular

  • Estimula y favorece la circulación sanguínea

  • Favorece la autoestima y capacidad de concentración en la jornada laboral

  • Disminuye el riesgo de enfermedades profesionales

  • Mejora el desempeño laboral y aumenta la productividad.

El tiempo de descanso laboral entre jornadas.

Se puede sugerir de maneras distintas como:

  • Pausas. El descanso en el trabajo debe ser de al menos 15 minutos cuando la jornada de trabajo supere las seis horas de duración.

  • Pausas y descansos en convenio. La duración del descanso en la jornada laboral puede variar (incluso aumentar) e incluso incluir otras variantes, como la modalidad de disfrute.

  • Descanso diario. Se establece que entre el comienzo de una jornada y el inicio de otra deben haber pasado al menos doce horas.

  • Descanso Semanal. El descanso semanal puede ser acumulable por períodos de catorce días. Como norma general el descanso mínimo semanal comprenderá la tarde del sábado, la mañana del lunes o todo el domingo.

  • Descanso entre turnos. Se basa en los trabajos de turnos al ofrecer servicios en horarios diferentes; por el cual ningún empleado puede estar en turno nocturno más de 2 veces, reducir el descanso entre jornadas hasta un mínimo de 7 horas si al cambiar el turno del trabajador no se puede respetar las 12 horas de descanso, o cambiar el descanso mínimo semanal y acumularlo por períodos de hasta 4 semanas el medio día del descanso semanal, o separarlo del correspondiente al día completo.

  • Descanso para comer. Dependiendo de la organización o el convenio, puede ser de una o dos horas en jornadas partidas. (Este tiempo no es considerado efectivo.)

  • Descanso a Fumadores.

Al trabajador se le debe reconocer este tiempo siempre y cuando la jornada laboral supere las seis horas diarias. En caso de que los convenios colectivos o normas no lo refieren, seguramente no serán contados como tiempo efectivo ni será retribuido.

  • Descanso Retribuido

Si el tiempo de descanso establecido no puede ser tomado por el empleado por sus responsabilidades o el tipo de actividad, deberá ser retribuido. ¿Por qué? Para evitar que ese tiempo sea considerado como horas extra.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo